¿Qué es la insolvencia y qué tipos hay?

insolvencia

La insolvencia es el estado patrimonial en el que un deudor no puede cumplir con sus obligaciones por carecer de medios líquidos.

La RAE define la insolvencia como: "Falta de solvencia, incapacidad para pagar una deuda". 

Es uno de los motivos para solicitar el concurso de acreedores. La insolvencia debe ser declarada por un juez de lo mercantil y, en principio, no es una situación irreversible. Sin embargo, cuando no hay posibilidades de recuperar la solvencia, la empresa se encuentra en situación de quiebra.

Tipos de insolvencia

Hay varios tipos de insolvencia según distintas circunstancias.

Según el patrimonio del deudor

Como vemos, la insolvencia se produce cuando el deudor no puede cumplir regularmente con sus obligaciones actuales o futuras.

Esta situación puede darse aunque el deudor tenga un patrimonio suficiente, cuando éste está integrado por activos inmovilizados, por eso existen dos tipos de insolvencia:

  1. Insolvencia actual: el deudor no tiene posibilidades de cumplir con sus obligaciones exigibles. La ley lo obliga a solicitar el concurso voluntario de acreedores en el plazo de 2 meses, a partir de tener conocimiento de su situación de insolvencia.
  2. Insolvencia inminente: el deudor prevé que no podrá hacer frente a obligaciones futuras. La ley lo faculta, pero no obliga, a solicitar el concurso de acreedores voluntario. En este caso los acreedores no pueden anticiparse a la solicitud de concurso, solo el deudor está legitimado para hacerlo.

Según el proceso

Por otra parte, se debe diferenciar la insolvencia en el proceso civil y en el proceso penal.

1. La declaración de insolvencia en el proceso civil

Tiene como objetivo la satisfacción de las reclamaciones de los acreedores, dando origen al concurso. El concurso puede ser solicitado por los acreedores, pero en el caso de insolvencia actual el deudor está obligado a hacerlo.

2. Declaración de insolvencia en el proceso penal

Si el deudor no solicita su concurso de acreedores de manera voluntaria, comete el delito de insolvencia punible. En este sentido, se considera la no solicitud de declaración como un acto fraudulento que perjudica los intereses de los acreedores. Con ello, el deudor pasa a ser insolvente en un proceso penal.

La insolvencia punible está regulada por el artículo 259 del Código Penal. Otras causas de insolvencia punible pueden ser la ocultación o destrucción de bienes que podrían responder por las deudas, disposición inadecuada de los bienes, liquidación fraudulenta, simulación de créditos o participación en negocios especulativos.

Según la resolución judicial

De acuerdo a la resolución judicial, la insolvencia puede ser:

  • Provisional: cuando la causa es una iliquidez temporal que puede ser resuelta con la realización de activos. También, aunque no disponga de bienes suficientes, si el deudor alcanza acuerdos con los acreedores en forma de aplazamientos, quitas y perdones de deudas. La declaración de insolvencia provisional faculta al juez a la convocatoria de acreedores. Esta etapa del proceso puede finalizar en el sobreseimiento si no se reúne el quórum necesario de acreedores, es decir las tres quintas partes, o no se llega a un convenio.
  • Definitiva: cuando el deudor no cuenta con bienes suficientes como para satisfacer las reclamaciones de los acreedores a corto, medio y largo plazo.

Según el tipo de deudor

El tratamiento de la insolvencia es diferente si el deudor es una empresa o un particular o un trabajador autónomo.

  • La insolvencia empresarial está regulada por el Texto Refundido de la Ley Concursal. Da inicio a un proceso que puede desembocar en acuerdos con los acreedores o la quiebra de la empresa.
  • La insolvencia de personas físicas (particulares o autónomos) permite acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad y renegociar o cancelar sus deudas. Exige la demostración del estado de insolvencia.

Resolución de la insolvencia

La declaración de insolvencia no definitiva puede dar lugar a la puesta en marcha de diferentes mecanismos a fin de que el deudor pueda comenzar a hacer frente a sus obligaciones y asegure así la continuidad de la empresa.

De hecho, el ordenamiento jurídico ofrece varias herramientas que permiten evitar la quiebra.

  • Realización de activos. La insolvencia responde a la falta de liquidez. Si la empresa posee activos inmovilizados, puede lograr mediante un acuerdo con los acreedores un plazo para realizar estos activos y así satisfacer a sus acreedores. Otra forma de obtener liquidez es mediante el llamado “pre-pack” concursal, que permite la venta de unidades productivas en una etapa temprana.
  • Acuerdos preconcursales: las alternativas que contempla el concurso de acreedores son tanto el convenio como una solución pactada, o la liquidación. El convenio incluye quitas y esperas para reducir y aplazar la deuda y hacer viable la empresa. Sin embargo, es posible llegar a acuerdos preconcursales que permitan refinanciar y reestructurar las deudas y atender de manera temprana el riesgo de insolvencia.
  • Capitalización. La empresa puede recibir aportes de capital mediante donaciones, ampliación de capital o aportes de terceros interesados en participar.

¿Buscas un abogado especialista en cobro de deudas?

Te ayudamos a encontrar abogado experto. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.